• Clínica dental Avilés - Dra Cachero   Plaza del Carbayedo 12 - 33402 Avilés (Asturias)

  • Blog

    Hipersensibilidad dental

    Una de las dolencias más comunes entre los españoles, es la hipersensibilidad dental, que se produce cuando la dentina (parte interna del diente), que está protegida por la encía, el cemento radicular y el esmalte dental, pierde su protección natural y queda al descubierto.

    Este problema provoca dolor en la cavidad oral y repercute negativamente en la calidad de vida. Suele afectar más frecuentemente a mujeres y personas entre 20 y 40 años. Generalmente, el dolor se produce en premolares y caninos. Si el paciente padece problemas periodontales, afecta a molares e incisivos.

    A continuación os damos algunos consejos para reducir la hipersensibilidad dental:

    • Cambiar el cepillo dental cada seis meses porque, al desgastarse, daña el esmalte y favorece este problema. Es recomendable adquirir cepillos de cerdas suaves.
    • Emplear una pasta de dientes que no sea abrasiva.
    • Probar con un enjuague de fluoruro. Este tipo de enjuagues, disponibles sin receta, pueden ayudar a disminuir la sensibilidad, sobre todo en quienes sufren problemas de caries.
    • Mantener la boca limpia. Es recomendable cepillar los dientes de forma correcta después de cada comida.
    • Eliminar de la dieta el exceso de azúcares y evitar, en lo posible, la ingesta de alimentos o bebidas ácidas (zumos de frutas,refrescos, bebidas energéticas...)
    • Dejar de fumar; el tabaco está relacionado de forma directa con la retracción de las encías.
    • Con los niños hay que predicar con el ejemplo, que vean cómo sus padres se cepillan los dientes, y llevarles al dentista dos veces al año.

    Si tenéis este problema, no dudéis en consultarnos para que diagnostiquemos la causa concreta y podamos realizar un tratamiento adecuado y eficaz. Recordad que para tener una boca sana es muy importante tener una higiente oral adecuada.

    El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar las estructuras dentales sin propósitos funcionales. En muchas ocasiones no existen causas específicas que originen el bruxismo pero el estrés y la ansiedad suelen aumentar su aparición e intensidad.

    Además de daños en las piezas dentales (desgaste prematuro, movilidad de las piezas e incluso pérdida de dientes), el bruxismo puede causar otros trastornos como dolor de oídos, dolor mandibular o cefaleas. Durante el periodo de sueño, el problema es más grave ya que el paciente no es consciente de su acción y por tanto, es más difícil de controlar.

    Dependiendo del paciente, el bruxismo de puede tratar corrigiendo la mordida (ajustando o alineando adecuadamente los dientes), utilizando una férula de descanso oclusal o combinando el tratamiento con terapias antiestrés.

    Chico sonriente. Prevención del sarro

    El sarro, también denominado cálculo o tártaro dental, consiste en una placa que se acumula en los dientes o encías, formada por restos de alimentos, bacterias y sales de fósforo y calcio. Además de ser nocivo para la salud, ya que favorece la aparición de caries y enfermedades de las encías, también puede constituir un problema estético, ya que propicia la absorción de manchas, por lo que, si se tiene sarro, el cosumo de vino, café o tabaco puede aumentar el problema.

    ¿Por qué se origina el sarro?.

    Generalmente es ocasionado por una higiene bucodental inadecuada o inexistente.

    ¿Cómo puedo saber si tengo sarro?

    El indicador de sarro más común es observar un color marrón o amarillento en los dientes o encías. No obstante, lo mejor es que acudas a nuestra clínica dental para que evaluemos tu caso y podamos darle solución.

    ¿Cómo puedo prevenir la formación de sarro en mis dientes y encías?

    Para prevenir la formación de sarro y reducir la placa dental es importante cepillarse los dientes correctamente, utilizar el hilo o seda dental y no descuidar la higiene bucal diaria.

    Cómo eliminar el sarro dental.

    Una vez que el sarro se ha depositado en tus dientes, sólo el dentista o el higienista dental podrán eliminarlo. Si el sarro se encuentra sobre las superficies dentales y alrededor de la encía (manera supragingival) se podrá eliminar mediante una limpieza dental. Si, en cambio, se encuentra a nivel subgingival, el dentista tendrá que hacer una limpieza más profunda y agresiva denominada raspado radicular.