• Clínica dental Avilés - Dra Cachero   Plaza del Carbayedo 12 - 33402 Avilés (Asturias)

  • Blog

    En reiteradas ocasiones hemos escuchado la frase de “es peor que un dolor de muelas”. Y ¡cuánta razón tiene! El dolor de muelas se caracteriza por ser intenso, persistente y punzante. Y, hasta que se cura, afecta notablemente en la calidad de vida de la persona que lo sufre.

    Esta molestia puede deberse a la aparición de las muelas del juicio o de cualquier otra pieza dental; aunque también puede aparecer a partir de una infección generada por un problema bacteriano, el cual puede ser causado por:

    Caries. Si no se trata esta patología oral, su avance es inminente y las bacterias penetran en el interior de la pieza dental, afectando al nervio.

    Enfermedades periodontales. Cuando no tratamos la gingivitis y la periodontitis, se genera la destrucción del hueso mandibular (pérdida del diente), causando bolsas periodontales en la cavidad oral. Estos depósitos se forman en las encías y acumulan grandes cantidades de bacterias.

    Traumatismo. Cuando nos damos un golpe y el diente se rompe o astilla, se crea una grieta que permite que las bacterias tengan fácil acceso.

    Lesión con objetos punzantes, como, por ejemplo, un palillo de madera. Si nos hacemos una herida, la zona queda expuesta y las bacterias pueden entrar en contacto con nuestra cavidad oral.

    La infección de una muela se manifiesta en la boca mediante la inflamación y acumulación de pus en la zona donde se encuentra la pieza dental afectada. 

    Pero ¿cómo podemos saber cuáles son los síntomas de una muela infectada?

    Desde Clínica Dental Dra. Cachero te informamos de algunos síntomas que pueden aparecer:

    • Ligero sangrado de encías.
    • Dolor intenso al masticar.
    • Sabor amargo en la boca.
    • Fiebre y dolor de oído.
    • Sensibilidad dental.
    • Dolor de garganta.
    • Inflamación de los ganglios del cuello.

    En el caso de que la muela afectada esté en la arcada inferior, se puede apreciar una inflamación en la mandíbula. Si por el contrario, la pieza dental se encuentra en la arcada superior, se producirá una inflamación en la mejilla del paciente.

    Los tratamientos para curar las infecciones pueden variar en función de cuál sea su origen. Por ello, es fundamental que, ante cualquier indicio que puedas apreciar en tu dentición, acudas a tu dentista de confianza en Avilés para prevenir los efectos adversos y eliminar la infección.

     

     

    Con frecuencia, nuestros pacientes acuden a Clínica Dental Dra. Cachero interesados en realizarse un tratamiento de implantología oral, debido a que han perdido una o más piezas dentales y quieren recuperarlas.

    A día de hoy, esta técnica es la más avanzada y duradera ante la pérdida dental.

    Antes de detallarte cuáles son las ventajas que conlleva este tipo de tratamiento, queremos mostrarte qué es un implante dental y qué función desempeña, una vez colocado en la dentición.

    Los implantes dentales son tornillos metálicos de titanio puro que se colocan en los huesos maxilares (debajo de las encías). Su función principal es sustituir las raíces de las piezas perdidas.  Una vez colocados en el hueso, actúan como sustituto del diente.

    ¿Qué ventajas nos ofrece este tratamiento?

    En Clínica Dental Dra. Cachero somos conscientes de lo importante que es para nuestros pacientes recuperar su sonrisa de forma total y funcional. Por ello, os detallamos algunos beneficios de la implantología oral:

    Mejora la estética de tu sonrisa. Se trata de un procedimiento eficaz que otorga a tu dentición una mayor funcionalidad y un resultado estético totalmente natural. Además, aumenta la autoestima y la calidad de vida del paciente, dotándole de un aspecto más rejuvenecido. 

    Con un correcto mantenimiento de tus implantes, pueden durarte toda la vida. La implantología oral supone una solución fija ante la pérdida de una o varias piezas dentales. No obstante, la Dra. Cachero, junto con su equipo, te recomienda realizar una limpieza oral diaria completa y adecuada, y acudir a nuestro centro en Avilés dos veces al año para revisar el estado de tu implante y el resto de piezas dentales. 

    Aportan naturalidad a tu dentición. Esta es una de las mayores preocupaciones de los pacientes que se someten a este tratamiento. Los implantes dentales, además de adaptarse perfectamente al hueso, permiten al paciente comer, hablar y sonreír de la misma forma que lo hacía con sus dientes naturales.

    Si estás interesado en realizarte un tratamiento de implantología oral, no dudes en acudir a tu dentista de confianza en Avilés. Nuestro equipo de expertos utiliza materiales de máxima calidad, para que la colocación de tus implantes dentales sea un proceso exitoso.

    En numerosas ocasiones hemos escuchado que la sonrisa es la mejor carta de presentación de una persona. Por esta razón, mantener unos dientes sanos y fuertes es la preocupación más importante de muchos de los pacientes que acuden a nuestro centro de Avilés.

    Y para lucir una sonrisa perfecta y luminosa, el primer paso es mantener una limpieza exhaustiva de los dientes y encías, además de las imprescindibles visitas periódicas a tu dentista de confianza. Pero, sobre todo, conviene desterrar algunos hábitos nocivos para la salud bucodental. 

    Pero ¿somos conscientes de cuáles son estas conductas?

    Cepillarse los dientes de forma inadecuada es uno de los peores hábitos que existen y que más influyen en nuestra salud oral. Desafortunadamente, son pocas las personas que conocen cómo realizar una buena técnica de cepillado: mediante movimientos circulares y sin aplicar demasiada fuerza en el diente, ya que provocaríamos desgaste dental, hipersensibilidad en los dientes y retracción en las encías.

    Una de las mayores adicciones que tiene el ser humano es el tabaquismo. Pese a que la mayoría es consciente de los efectos negativos que provoca este hábito en la salud general y bucal, ignoran este dato: la nicotina es una sustancia corrosiva que fomenta la decoloración de los dientes, desgastando poco a poco el esmalte. Además, produce mal aliento en el paciente, y, lo más importante, cáncer oral.

    Utilizar los dientes como herramienta. Aunque parezca un acto sin importancia, cortar un pedazo de hilo o abrir una botella utilizando los dientes, provoca un deterioro considerable en tu dentición. Además de fomentar el desplazamiento dental y provocar heridas en las encías, pueden causar la rotura de alguna pieza dental.

    Rechinar los dientes durante las horas nocturnas o durante el día. Este trastorno, conocido con el nombre de bruxismo, es producido por el estrés constante que padece el paciente. Esta conducta, frecuente e involuntaria, genera dolor mandibular y desgaste en el esmalte, llegando a ocasionar fisuras dentales, si no se aplica un tratamiento a tiempo.

    Ahora que ya conoces cuáles son estos hábitos nocivos y sus consecuencias, no dudes en acudir a Clínica Dental Dra. Cachero, para que el equipo de odontólogos evalúe el estado de tu dentición y te ayude a corregirlos.