• Clínica dental Avilés - Dra Cachero   Plaza del Carbayedo 12 - 33402 Avilés (Asturias)

  • Blog

     

    Con frecuencia, nuestros pacientes acuden a Clínica Dental Dra. Cachero interesados en realizarse un tratamiento de implantología oral, debido a que han perdido una o más piezas dentales y quieren recuperarlas.

    A día de hoy, esta técnica es la más avanzada y duradera ante la pérdida dental.

    Antes de detallarte cuáles son las ventajas que conlleva este tipo de tratamiento, queremos mostrarte qué es un implante dental y qué función desempeña, una vez colocado en la dentición.

    Los implantes dentales son tornillos metálicos de titanio puro que se colocan en los huesos maxilares (debajo de las encías). Su función principal es sustituir las raíces de las piezas perdidas.  Una vez colocados en el hueso, actúan como sustituto del diente.

    ¿Qué ventajas nos ofrece este tratamiento?

    En Clínica Dental Dra. Cachero somos conscientes de lo importante que es para nuestros pacientes recuperar su sonrisa de forma total y funcional. Por ello, os detallamos algunos beneficios de la implantología oral:

    Mejora la estética de tu sonrisa. Se trata de un procedimiento eficaz que otorga a tu dentición una mayor funcionalidad y un resultado estético totalmente natural. Además, aumenta la autoestima y la calidad de vida del paciente, dotándole de un aspecto más rejuvenecido. 

    Con un correcto mantenimiento de tus implantes, pueden durarte toda la vida. La implantología oral supone una solución fija ante la pérdida de una o varias piezas dentales. No obstante, la Dra. Cachero, junto con su equipo, te recomienda realizar una limpieza oral diaria completa y adecuada, y acudir a nuestro centro en Avilés dos veces al año para revisar el estado de tu implante y el resto de piezas dentales. 

    Aportan naturalidad a tu dentición. Esta es una de las mayores preocupaciones de los pacientes que se someten a este tratamiento. Los implantes dentales, además de adaptarse perfectamente al hueso, permiten al paciente comer, hablar y sonreír de la misma forma que lo hacía con sus dientes naturales.

    Si estás interesado en realizarte un tratamiento de implantología oral, no dudes en acudir a tu dentista de confianza en Avilés. Nuestro equipo de expertos utiliza materiales de máxima calidad, para que la colocación de tus implantes dentales sea un proceso exitoso.

    En numerosas ocasiones hemos escuchado que la sonrisa es la mejor carta de presentación de una persona. Por esta razón, mantener unos dientes sanos y fuertes es la preocupación más importante de muchos de los pacientes que acuden a nuestro centro de Avilés.

    Y para lucir una sonrisa perfecta y luminosa, el primer paso es mantener una limpieza exhaustiva de los dientes y encías, además de las imprescindibles visitas periódicas a tu dentista de confianza. Pero, sobre todo, conviene desterrar algunos hábitos nocivos para la salud bucodental. 

    Pero ¿somos conscientes de cuáles son estas conductas?

    Cepillarse los dientes de forma inadecuada es uno de los peores hábitos que existen y que más influyen en nuestra salud oral. Desafortunadamente, son pocas las personas que conocen cómo realizar una buena técnica de cepillado: mediante movimientos circulares y sin aplicar demasiada fuerza en el diente, ya que provocaríamos desgaste dental, hipersensibilidad en los dientes y retracción en las encías.

    Una de las mayores adicciones que tiene el ser humano es el tabaquismo. Pese a que la mayoría es consciente de los efectos negativos que provoca este hábito en la salud general y bucal, ignoran este dato: la nicotina es una sustancia corrosiva que fomenta la decoloración de los dientes, desgastando poco a poco el esmalte. Además, produce mal aliento en el paciente, y, lo más importante, cáncer oral.

    Utilizar los dientes como herramienta. Aunque parezca un acto sin importancia, cortar un pedazo de hilo o abrir una botella utilizando los dientes, provoca un deterioro considerable en tu dentición. Además de fomentar el desplazamiento dental y provocar heridas en las encías, pueden causar la rotura de alguna pieza dental.

    Rechinar los dientes durante las horas nocturnas o durante el día. Este trastorno, conocido con el nombre de bruxismo, es producido por el estrés constante que padece el paciente. Esta conducta, frecuente e involuntaria, genera dolor mandibular y desgaste en el esmalte, llegando a ocasionar fisuras dentales, si no se aplica un tratamiento a tiempo.

    Ahora que ya conoces cuáles son estos hábitos nocivos y sus consecuencias, no dudes en acudir a Clínica Dental Dra. Cachero, para que el equipo de odontólogos evalúe el estado de tu dentición y te ayude a corregirlos. 

     

     

    Algunos de los pacientes que realizan un tratamiento de ortodoncia en nuestra clínica en Avilés no hace un correcto uso de los aparatos retenedores.

    Cuando se realiza un tratamiento de ortodoncia, los dientes, insertos en el hueso, forman nuevos ligamentos y crean vínculos de sujeción que mantendrán la colocación conseguida después de la ortodoncia, tanto en tratamientos con brackets, como sin ellos. Esta consolidación se consigue en el proceso de retención.

    Nuestros dientes tienen una tendencia natural a moverse, por lo que es necesario hacer uso del aparato retenedor, el cual mantenga la posición conseguida con el aparato ortodóncico.

    Por ello, desde Clínica Dental Dra. Cachero, te recordamos que, en el caso de no seguir las indicaciones sobre la fase de retención, tus dientes volverán a descolocarse, fracasando el tratamiento inicial de ortodoncia.

    ¿Qué son los retenedores y cuántos tipos hay?

    Son aparatos que se colocan al finalizar el tratamiento de ortodoncia. Tienen como objetivo que las piezas dentales no vuelvan a desalinearse.

    Su función es fundamental, por lo que, si en algún momento el retenedor fijo se llegara a despegar o la férula transparente se rompiera, es necesario que acudas a nuestro centro para que el equipo de odontólogos ponga una solución inmediatamente.

    A día de hoy existen dos tipos de aparatos retenedores: fijos y removibles.

    Los retenedores fijos son colocados en el paciente en el mismo día en que se retiran los brackets. No suponen ningún tipo de molestia. Son alambres fijos que se insertan en la cara lingual de los dientes, manteniendo así la posición en aquellos pacientes en los que sus piezas dentales tiendan a volver a su posición inicial.

    Los retenedores removibles son unas férulas transparentes que se colocan tanto en la arcada superior como en la inferior, habitualmente durante las horas de sueño.

    Es fundamental que ambos retenedores tengan una higiene adecuada. Mientras que los fijos se limpian durante el cepillado de dientes habitual, los removibles deben lavarse cada vez que se retiran, con un cepillo de dientes y un jabón neutro.

    Si acabas de realizarte un tratamiento de ortodoncia y te surgen dudas acerca de los aparatos de retención, acude a nuestra clínica ubicada en Avilés. Te ayudaremos a solventarlas.