• Clínica dental Avilés - Dra Cachero   Plaza del Carbayedo 12 - 33402 Avilés (Asturias)

  • Blog

    Odontología materno-infantil Avilés

    1. ¿Debo visitar al dentista durante el embarazo?

    Sí. Debido a los cambios hormonales que se producen durante el embarazo, es necesario prestar especial atención al cuidado bucodental en este periodo.

    Durante la gestación puede ocurrir que, debido al mayor consumo de azúcares, las encías de la mujer estén más sensibles y se inflamen. Por este motivo, debes mantener los dientes y encías limpios y visitar al dentista regularmente. Es posible que necesites una limpieza dental profesional. En cualquier caso, nuestros especialistas te asesorarán sobre los cuidados que debes realizar.

    2. ¿Puedo recibir tratamiento dental durante el embarazo?

    Sí, siendo el momento adecuado para ello el segundo trimestre, puesto que en esta etapa existen menos riesgos tanto para la madre como para el bebé.

    • En el primer trimestre del embarazo está contraindicado que la mujer tome fármacos y haga radiografías, dado que pueden afectar al normal desarrollo del bebé.
    • En el segundo trimestre la mujer puede llevar a cabo tratamientos odontológicos con una serie de precauciones.
    • Y en el tercer trimestre, sólo se aconsejan tratamientos de emergencia.

    3. ¿Cómo influyen el tabaquismo y el alcohol en el embarazo?

    Fumar y beber durante el embarazo pueden hacer que el bebé nazca con un peso inferior al normal. Un bebé con un peso por debajo del normal puede tener una mala dentadura puesto que el esmalte de los dientes no se forma correctamente y como en los maxilares por debajo de los dientes de leche ya están creciendo los dientes permanentes cuando el bebé nace, tendrá una dentadura mal formada cuando sea adulto. Por tanto, no es recomendable ni fumar ni beber durante el embarazo.

    4. ¿Cuándo empieza a aparecer la dentición del bebé?

    En torno a los 6 meses y continuará hasta que salgan los 20 dientes de leche. Sobre los 6 años, empezarán a aparecer los dientes adultos. Este proceso continuará hasta los 14 años aproximadamente, periodo en el que se habrá formado toda la dentadura adulta, exceptuando las muelas del juicio.

    5. ¿Es dolorosa la erupción de los dientes?

    La mayoría de los bebés sufren dolores cuando les están saliendo los dientes y pueden tener diversas molestias que pueden ir acompañadas de fiebre. Para ayudar a reducir el dolor, se pueden utilizar geles específicos o anillos de dentición (algunos modelos se pueden enfriar en el frigorífico para aliviar el dolor). No obstante, como los dolores pueden variar, lo mejor es consultar con el dentista.

    6. ¿Cuándo debo llevar a mi hijo al dentista por primera vez?

    La primera visita al dentista debe realizarse entre los 1 y 3 años de edad. No debemos esperar a que el niño tenga dolor o sufra alguna alteración. Además, siempre es mucho más positiva para el niño una primera visita en la que no se le practique ningún tratamiento. A diferencia de los que piensan muchos padres, las piezas de leche dañadas deben ser tratadas ya que pueden producir alteraciones en el germen del diente definitivo.

    7. ¿Cuándo y cómo debo empezar a limpiar los dientes de mi bebé?

    Tan pronto como aparezcan los primeros dientes de leche. Los bebés, obviamente, no son capaces de limpiarse los dientes y los niños necesitarán ayuda hasta los 7 años aproximadamente para poder realizar una limpieza correcta. Al principio, se puede emplear un trocito de gasa o tela limpia envuelto alrededor del dedo índice. A medida que aparecen más dientes habrá que utilizar un cepillo de dientes adecuado.

    Chico sonriente. Prevención del sarro

    El sarro, también denominado cálculo o tártaro dental, consiste en una placa que se acumula en los dientes o encías, formada por restos de alimentos, bacterias y sales de fósforo y calcio. Además de ser nocivo para la salud, ya que favorece la aparición de caries y enfermedades de las encías, también puede constituir un problema estético, ya que propicia la absorción de manchas, por lo que, si se tiene sarro, el cosumo de vino, café o tabaco puede aumentar el problema.

    ¿Por qué se origina el sarro?.

    Generalmente es ocasionado por una higiene bucodental inadecuada o inexistente.

    ¿Cómo puedo saber si tengo sarro?

    El indicador de sarro más común es observar un color marrón o amarillento en los dientes o encías. No obstante, lo mejor es que acudas a nuestra clínica dental para que evaluemos tu caso y podamos darle solución.

    ¿Cómo puedo prevenir la formación de sarro en mis dientes y encías?

    Para prevenir la formación de sarro y reducir la placa dental es importante cepillarse los dientes correctamente, utilizar el hilo o seda dental y no descuidar la higiene bucal diaria.

    Cómo eliminar el sarro dental.

    Una vez que el sarro se ha depositado en tus dientes, sólo el dentista o el higienista dental podrán eliminarlo. Si el sarro se encuentra sobre las superficies dentales y alrededor de la encía (manera supragingival) se podrá eliminar mediante una limpieza dental. Si, en cambio, se encuentra a nivel subgingival, el dentista tendrá que hacer una limpieza más profunda y agresiva denominada raspado radicular.

    Prevención de la periodontitis

    El sangrado de las encías no se debe de entender como un signo natural, sino que generalmente indica la mala salud de las encías. Puede manifestarse como presencia de sangre en la saliva tras el cepillado, indicando la existencia de gingivitis, la cual es reversible con unas pautas y tratamiento adecuadas. Sin embargo, también puede indicar un problema más importante, llamado periodontitis, que puede causar la pérdida de dientes y afectar a la salud y al bienestar generales.

    Se debe visitar al dentista tan pronto como sea posible para obtener un diagnóstico y asesoramiento adecuados. Es elección del paciente qué hacer al respecto, pero las enfermedades de las encías se pueden prevenir, y el tratamiento es generalmente eficaz, lo que puede conseguir mantener los dientes para toda la vida, aumentando la confianza, la autoestima y calidad de vida.

    Pautas para la prevención de la periodontitis:

    • La eliminación de la placa bacteriana alrededor de los dientes mediante el cepillado, es la manera más eficaz de prevenir la gingivitis y la periodontitis. Nuestro equipo de salud bucodental te enseñará técnicas específicas para ello. La orientación profesional es de vital importancia, ya que cepillarse los dientes, sin más, puede no ser suficiente.
    • Tanto los cepillos manuales como los eléctricos son eficaces en la eliminación de placa. Aunque se ha demostrado que los cepillos eléctricos son ligeramente mejores, ambos tipos son eficaces. En cualquier caso, nuestros profesionales te aconsejarán cuál utilizar en función de tu caso concreto.
    • Por lo general, se aconsejan cepillos con un cabezal pequeño y de dureza media aunque no está demostrado que un diseño sea significativamente mejor que otro.
    • El cepillado debe realizarse dos veces al día: idealmente antes del desayuno (o después, si se desea eliminar la comida alrededor de los dientes) y antes de la hora de acostarse, realizándolo unos 30 minutos después de la cena.
    • Para prevenir el desarrollo de gingivitis en pacientes con encías sanas, se recomienda que el cepillado dure al menos dos minutos. Si, en cambio, se padecen enfermedades de las encías, se recomienda un período de tiempo de cepillado mayor, ya que 2 minutos pueden no ser suficientes.
    • La limpieza diaria interdental mediante el uso de cepillos interproximales es esencial para el tratamiento y la prevención de enfermedades de las encías. El uso de hilo dental puede ser menos relevante, excepto para limpiar aquellos espacios interdentales que son demasiado estrechos para pasar los cepillos interdentales, sin que se produzcan heridas o se cause daño.
    • Nuestro equipo profesional te aconsejará sobre el tipo de cepillo interdental y el tamaño correcto, siendo probable que puedas necesitar diferentes tamaños para limpiar toda tu boca.
    • Es muy importante que aprendas cómo utilizar los cepillos interdentales siguiendo las indicaciones de nuestros profesionales y que el higienista dental pueda valorar cómo los utilizas para asegurar que tu técnica es correcta.
    • Los enjuagues bucales, en combinación con el cepillado, ofrecen un beneficio adicional en la prevención y tratamiento de la gingivitis. Sin embargo, dichos enjuagues no son un sustituto de la eliminación mecánica de la placa ni implican que se pueda disminuir el período de tiempo empleado en el cepillado diario.
    Fuente: EFP. Guía para la prevención efectiva de las enfermedades periodontales. Puedes descargar la guía original haciendo clic aquí.