• Clínica dental Avilés - Dra Cachero   Plaza del Carbayedo 12 - 33402 Avilés (Asturias)

  • Blog

    Gracias a los avances de la odontología hoy en día es posible mejorar la estética y la calidad de vida de los pacientes que han perdido varias piezas dentales. Existen distintas técnicas que hacen posible recuperar la sonrisa y todas las funciones de la boca sin molestias ni dolores.

    No obstante, se pueden dar casos en los que aparecen problemas derivados de una mala práctica o de unos hábitos perjudiciales llevados a cabo por el paciente. Entre estos inconvenientes uno de los más frecuentes es la periimplantitis, que puede conllevar distintas consecuencias sobre la salud bucodental.

    ¿Qué es la periimplantitis?

    Según su definición, la periimplantitis es una enfermedad que aparece en los tejidos que rodean los implantes dentales, afectando a su osteointegración y provocando una pérdida del hueso de soporte.

    Esta patología suele darse después de haber sufrido una mucositis y ocurre cuando los microorganismos se acumulan sobre la superficie de los implantes dentales.  

    Las causas de la periimplantitis son variadas. Una de las más frecuentes es la sobrecarga oclusal que se produce durante el proceso de masticación si el implante no está en la posición adecuada o si la prótesis ha sido mal colocada. Este hecho suele ser debido a una mala práctica por parte del odontólogo, aunque existen otros factores de riesgo relacionados con malos hábitos realizados por el paciente como fumar o no mantener una adecuada higiene oral.

    En cualquier caso, para conocer cuáles son las razones exactas por las que se padece esta afección, es imprescindible acudir al dentista para que realice un estudio completo y decida cuál es la mejor solución en cada caso.

    El tratamiento de la periimplantitis suele requerir el uso de antibióticos para eliminar tanto la acción bacteriana como la inflamación. En los casos más extremos, puede ser necesario retirar el implante y colocar uno nuevo.

    ¿Cómo podemos evitarla?

    El primer paso de la prevención es una colocación correcta de los implantes por parte del odontólogo. Es fundamental también que se siga una estricta rutina de higiene oral cepillando los dientes después de cada comida y usando, tanto hilo dental como enjuague bucal, con el objetivo de eliminar cualquier posible resto de placa en la zona próxima al implante.

    Del mismo modo, si quieres evitar un problema de periimplantitis, es necesario seguir los consejos del implantólogo y acudir regularmente a las revisiones pertinentes.

    En Clínica Dental Dra. Cachero estamos especializados en implantología oral y aunamos tecnología y profesionalidad para ayudarte con cualquier problemas que puedas tener.  

     

     

    Una higiene correcta es siempre fundamental para mantener una óptima salud bucodental, pero, además, cobra especial importancia si llevas ortodoncia. En Clínica Dental Doctora Cachero, además de recomendarte que tratamiento ortodóncico se adapta mejor a tus necesidades, también te asesoramos sobre que técnicas de limpieza oral son más adecuadas para cada uno de ellos.

    Ortodoncia fija, brackets metálicos o de porcelana

    En estos casos se hace más complicado el poder cepillarse los dientes adecuadamente y existe más riesgo de que se acumule placa bacteriana. Por ello, además del cepillado habitual después de cada comida, es necesario prestar mayor atención a la zona interproximal. La utilización de cepillos especiales removerá los restos de comida de las zonas de difícil acceso y ayudará a mantener unas encías sanas.

    El tipo de cepillo más adecuado tiene un cabezal normal y filamentos suaves y medios con forma de V que permite alcanzar correctamente los alrededores y la superficie de los brackets.

    Los pacientes que llevan ortodoncia fija tienen más probabilidad de padecer caries, gingivitis o halitosis. Por ello, también es imprescindible el uso de un colutorio que complemente el cepillado dental.  

    Ortodoncia removible

    Una de las principales ventajas de este tipo de ortodoncia es, sin duda, que puede retirarse para comer y realizar la rutina de higiene oral. Este hecho hace posible llevar a cabo un cepillado normal y el uso de otros utensilios de limpieza bucal como el hilo dental.

    Sin embargo, hay que tener en cuenta otro aspecto muy importante: la higiene del aparato. Una vez al día se debe introducir durante, al menos, 15 minutos en un recipiente con suficiente cantidad de agua para cubrirlo y sumergirlo con un desinfectante especial que evite la formación de biofilm sin dañarlo.

    Te recomendamos seguir las instrucciones dadas en cada caso y visitar a tu dentista de forma periódica para garantizar la protección de tus dientes y encías. Si tienes alguna duda, en nuestra clínica estaremos encantados de ayudarte y resolver cualquier problema bucodental que tengas.

     

    El cepillo de dientes es una herramienta indispensable en la rutina de higiene bucodental. Sin embargo, no basta con enjuagarlo con agua cada día después de usarlo, ya que se van acumulando residuos y bacterias que pueden llegar a la boca.

    Por este motivo, es importante conocer cuál es la forma correcta de limpiar y desinfectar el cepillo de dientes. En la Clínica Dental Dra. Cachero, tu consulta en Avilés, queremos darte cinco trucos y consejos para mantenerlo en el mejor estado posible.

    Consejos para mantener tu cepillo de dientes limpio

    1. El entorno en que se encuentra habitualmente es el cuarto de baño. Esta zona suele ser una parte de la casa húmeda, por lo que hay que prestar especial atención al sitio en el que lo depositamos y eliminar las posibles bacterias que pueda haber.
    2. Otro truco es diluir un poco de vinagre en un vaso con agua caliente. Esto ayuda a matar las bacterias presentes en el cepillo de dientes y eliminar el sarro. Lo dejamos reposar durante dos horas y, por último, lo volvemos a limpiar con agua fría.
    3. También es importante renovar esta herramienta de higiene oral cada tres meses. El uso excesivo provoca que la pasta dental y los restos de alimentos se vayan acumulando entre las cerdas y su funcionalidad vaya disminuyendo con el paso del tiempo.
    4. El bicarbonato de sodio es una sustancia útil para desinfectar. Por ello, crea una disolución de dos cucharadas de bicarbonato y agua y déjalo tu cepillo reposar durante un tiempo. Luego puedes seguir el mismo proceso que con la mezcla de vinagre.
    5. El enjuague bucal es otra herramienta esencial en el cuidado diario de nuestra dentición, pero lo sorprendente es que también puede ayudarnos a limpiar el cepillo. Su acción permite eliminar las bacterias y toda la suciedad que se haya acumulado. Enjuagarlo con el colutorio durante una hora sería otra de las soluciones.

    Desde la Clínica Dental Dra. Cachero te animamos a limpiar con frecuencia tu cepillo de dientes, ya que, como hemos mencionado anteriormente, es uno de los elementos más importantes para mantener una salud bucodental adecuada, ¡y es indispensable que se encuentre en buen estado!