• Clínica dental Avilés - Dra Cachero   Plaza del Carbayedo 12 - 33402 Avilés (Asturias)

  • Blog

    Es fundamental que la higiene bucodental forme parte de tu rutina diaria para mantener unas encías y dientes saludables y evitar enfermedades o complicaciones en tu salud. La base de una buena higiene dental es el cepilllado de dientes, al menos, tres veces el día.

    Sin embargo, esta práctica se pude complementar con el uso de otros elementos de limpieza oral como el hilo dental, el enjuague bucal y el irrigador. Respecto al funcionamiento de este último surgen muchas dudas. Por ello, desde Clínica Dental Doctora Cachero queremos explicarte como funciona y en qué consiste exactamente.

    ¿Qué es un irrigador bucal?

    Un irrigador oral es un aparato adecuado para la limpieza oral complementaria que elimina la placa bacteriana y los restos de comida que se acumulan en zonas de la boca donde el cepillo no llega, como la zona interproximal.

    Este instrumento está especialmente recomendado para pacientes que llevan ortodoncia, puesto que permite eliminar con más facilidad la placa bacteriana que queda entre los dientes y los restos de alimentos adheridos en los aparatos.

    ¿Cómo funciona?

    El irrigador dental limpia y elimina eficazmente las zonas de más difícil acceso aplicando un chorro de agua a presión sobre los dientes y las encías.

    Hay que tener en cuenta que esta técnica de higiene oral en ningún caso sustituye al cepillado, si no que lo complementa con el objetivo de conseguir una mejor limpieza bucal. Es una manera fácil y eficaz de limpiar los dientes, ya que el agua a presión llega a todos los espacios de la boca.

    Para que su uso sea del todo eficiente, es fundamental llevar acabo los siguientes pasos:

    1.Limpiar bien la boca con el cepillo de dientes y el hilo dental antes de usar el irrigador.

    2.Rellenar el depósito con agua y colocar la boquilla.

    3.Ajustar el control de presión. Es preferible comenzar a baja presión e ir regulando durante el proceso.

    4.Introducir el irrigador en la boca. Sobre las encías.

    5.Encender el aparato y direccionar el chorro de agua a lo largo de las encías y entre los dientes. Es conveniente cerrar los labios alrededor de la boquilla para evitar que el agua salga disparada.

    6.Para finalizar, hay que retirar la boquilla y vaciar el agua que pueda quedar en el depósito, secando ambas piezas antes de guardarlo.

     

     

     

    Comienza el año y con él la lista de propósitos que, a veces, se torna demasiado larga como para poder cumplirlos.

    Si uno de tus objetivos para el nuevo año es que tu sonrisa luzca más bonita que nunca, toma nota de estos cinco trucos para conseguir una boca sana durante este año 2018.

    1. Cepíllate los dientes, al menos, dos veces al día: Un hábito que no pude faltar en tu rutina diaria y que con más frecuencia se olvida. Cepillarte los dientes como mínimo dos veces al día es clave para conseguir una adecuada salud bucodental.

    Nuestro consejo: Es imprescindible que uno de los cepillados se realice después de la cena, ya que es durante la noche cuando nuestra boca se muestra más vulnerable a las bacterias.

    2. El tiempo y la técnica del cepillado son claves: Tanto los cepillos manuales como los eléctricos son eficaces para conseguir una boca sana, lo más importante es que dediques el tiempo necesario y la técnica correcta en el cepillado.

    Nuestro consejo: Cepilla tus dientes como mínimo durante dos minutos. Hazlo colocando el cepillo de forma horizontal y con movimientos verticales. No olvides cepillar tu lengua correctamente y la cara interna de los dientes, desde las encías hacia afuera.

    3. Consume frutas y verduras: Estos alimentos nos aportan una gran cantidad de antioxidantes necesarios para la defensa ante las bacterias.

    Nuestro consejo: Además de aumentar el consumo de estos alimentos, evita tanto como puedas las bebidas azucaradas, ya que desgastan el esmalte y aumentan las posibilidades de sufrir caries.

    4. Bebe mucha agua: El agua es uno de los pilares fundamentales para la salud general y, en concreto, para la salud oral. El consumo abundante de agua estimula la producción de saliva, ayudando a eliminar la placa bacteriana.

    Nuestro consejo: Ten por costumbre llevar siempre contigo una botella de agua. De esta forma, conseguirás mantenerte hidratado durante todo el día.

    5. El dentista, tu mejor aliado: Visitar al dentista al menos una vez al año es uno de los factores más importantes para lucir una boca sana. Supera los mitos y miedos relacionados con las visitas al dentista y haz de los profesionales odontológicos tus mejores aliados.

    Nuestro consejo: En nuestra clínica encontrarás los tratamientos de estética dental más novedosos y avanzados, que te ayudarán a lucir tu mejor sonrisa.

    El equipo de odontólogos que conforma la Clínica Dental Dra. Cachero se pone a tu disposición para ayudarte a conseguir tus propósitos dentales para este 2018. ¡Ven a visitarnos!

     

    Las Navidades son para estar en familia, reencontrarse con gente querida, divertirse, desconectar y, por qué no, darse algún capricho. Estos caprichos suelen ir relacionados, sobre todo, con la ingesta de algún alimento menos saludable que de costumbre.

    En Clínica Dental Doctora Cachero queremos darte algunas recomendaciones para que pases unas navidades felices sin descuidar tu salud oral.

    Cuidado con los dulces

    El azúcar es uno de los principales responsables de la caries dental y, en estas fechas, se tiende a consumir en exceso. Además, el turrón blando, suele adherirse a los dientes dificultando su retirada incluso con el cepillado.

    Evita alimentos demasiado duros

    Si padeces de algún problema bucodental, esta clase de alimentos pueden agravarlo. Es el caso, por ejemplo, de algunos tipos de mariscos o del turrón duro. Si llevas ortodoncia o empastes, su consumo debería ser muy limitado.

    No descuides tu aliento

    Ya sabemos que en estas fechas se cometen excesos, especialmente, con el alcohol. Por eso, es muy importante tratar de reducir completamente su ingesta y cuidar la limpieza lingual, ya que las bacterias que causan la halitosis están ubicadas, sobre todo, en la parte de atrás de lengua.

    No olvides tu cepillo de dientes

    Tu cepillo es tu aliado. Has de tenerlo siempre a mano y tratar de utilizarlo tres veces al día. De esta forma, se pueden evitar mucho problemas bucodentales.