• Clínica dental Avilés - Dra Cachero   Plaza del Carbayedo 12 - 33402 Avilés (Asturias)

  • Blog

    La placa bacteriana, también conocida como “biofilm oral” constituye la causa principal de la aparición de dos de las patologías más importantes y prevalentes en la cavidad oral: la caries dental y la enfermedad periodontal.

    Es una película incolora, pegajosa formada por bacterias y azúcares que se forma y adhiere constantemente sobre nuestros dientes.  Si no se elimina diariamente, se endurece y pasa a convertirse en sarro, el cual es mucho más complicado de eliminar y requiere de una limpieza oral profesional con tu odontólogo.

    ¿Cómo podemos evitar que se forme placa bacteriana en nuestra dentición?

    El primer paso es establecer una higiene bucodental adecuada y completa. Pero, no es suficiente con basar esta limpieza en el cepillado diario, ya que los filamentos del cepillo no consiguen alcanzar los rincones de difícil acceso donde se acumula la placa. Es fundamental utilizar elementos como el hilo dental y el enjuague bucal, al menos, una vez al día.

    Nuestra alimentación también juega un papel muy importante en este aspecto, ya que existen algunos alimentos que provocan la acumulación de placa en la cavidad oral y la erosión dental. Estos alimentos son los azucarados y los ácidos, los cuales, si queremos lucir una sonrisa libre de sarro, debemos moderar su consumo.

    Una adecuada hidratación diaria estimula la producción de saliva. El líquido salival ayuda a remover la placa bacteriana, facilitando su eliminación.

    Una vez formado el sarro entre las piezas dentales, se hace muy complicado eliminarlo mediante la rutina de higiene oral desarrollada en casa. En ese sentido, será necesario acudir al odontólogo para realizarse una limpieza dental profesional, en la que el dentista procederá a retirar la placa bacteriana y sarro que se haya podido alojar en las zonas poco visibles de la boca.

    Una de las claves principales para evitar la aparición de placa dental es mantener una adecuada prevención oral. Esto conlleva las visitas rutinarias a tu dentista en Avilés, además de la realización de una correcta limpieza bucal en casa.

     

     

     

     

    A día de hoy, el bruxismo es una patología muy extendida, ya que afecta al 50% de la población, en mayor o menor medida. Se caracteriza por rechinar o apretar los dientes, de forma inconsciente, ya sea durante las horas nocturnas o diurnas.

    El origen de esta enfermedad está asociado al estrés y a la ansiedad. Nuestro cuerpo, frente a una situación que no sabe gestionar adecuadamente, intenta liberar tensión ejerciendo fuerza con la mandíbula.

    El tratamiento habitual ante este problema oral es la férula de descarga. Esta pieza protege el esmalte de los dientes, derivando la presión ejercida por los maxilares para relajar la musculatura facial.

    De igual forma, existen otras consecuencias menos visibles como el dolor de cabeza, mandíbula, cuello y oídos.

    ¿Cómo funciona la férula de descarga?

    Se trata de un elemento transparente que se coloca, generalmente, en la arcada superior de la boca, impidiendo que el paciente apriete sus piezas dentales unas con otras.

    La principal función de la férula es la de relajar los músculos y prevenir que se tensionen. De esta forma, se evita el rechinamiento de los dientes. Además, ayuda a que los huesos maxilares, tanto superiores como inferiores, se coloquen correctamente y no ejerzan fuerza.

    Elaborada con un material rígido y duro, tiene un grosor de, aproximadamente, dos milímetros.

    En Clínica Dental Dra. Cachero, fabricamos este dispositivo de forma individualizada para cada uno de nuestros pacientes, ya que la férula debe ser personal e intransferible.

    La limpieza de este elemento debe ser minuciosa. ¿Cómo debemos hacerlo?, de una forma muy sencilla. Únicamente habrá que cepillar el aparato y lavarlo con agua y jabón después de su uso.

    Es fundamental realizar esta limpieza de forma diaria. De lo contrario, el aparato comenzará a oler mal e incluso puede provocarnos un sabor de boca desagradable.

    Si crees que padeces bruxismo y no eres consciente de ello, te recomendamos que acudas a nuestro centro en Avilés para que nuestro equipo valore el estado de tu dentición. En el caso de que sea necesario, fabricaremos una férula de descarga para ti de forma personalizada.

     

    Hoy en día, el tabaquismo sigue siendo uno de los hábitos más nocivos tanto para la salud en general como para la salud bucodental.

    Se trata de la primera causa prevenible de muerte prematura en el mundo. Cada vez está más extendida, afectando a más del 30% de la población adulta.

    Pese a ello, existen muchas personas que desconocen sus consecuencias.

    Desde Clínica Dental Dra. Cachero, dedicamos este artículo para explicar a nuestros pacientes cuáles son los efectos que provoca este hábito en nuestros dientes y encías:

    Las personas fumadoras tienen un riesgo mayor de padecer enfermedades como el cáncer oral y orofaríngeo. El 80% de los casos de este tipo de cáncer son provocados por el tabaquismo. Esto es debido a que los elementos cancerígenos del tabaco incrementan las posibilidades de desarrollar tumores en la cavidad oral.

    Los pacientes fumadores tienen una menor tasa de éxito en la colocación de implantes dentales, ya que el consumo de tabaco está asociado a la pérdida del soporte óseo necesario para los implantes dentales, especialmente en la zona del maxilar superior.

    La halitosis también es una enfermedad oral que está estrechamente ligada a esta costumbre. Los componentes del tabaco son los causantes de la emisión del mal aliento. Es fundamental mantener una correcta higiene bucodental para evitar esta patología.

    El tabaco reduce la capacidad inmunitaria de la boca, favoreciendo la formación de la placa bacteriana. Esto hace que nuestros dientes estén más expuestos a la acumulación de sarro.

    El tabaquismo favorece el desarrollo de las diferentes enfermedades periodontales, como la gingivitis y la periodontitis. Esto se manifiesta en la cavidad oral mediante la inflamación de las encías. En los casos más graves, se puede llegar a la pérdida de una de las piezas dentales de la boca.

    Algunos compuestos químicos como la nicotina o el alquitrán, al entrar en contacto con la saliva, penetran en el diente, llegando a provocar manchas amarillentas en las piezas dentales.

    El equipo de odontólogos que conforma Clínica Dental Dra. Cachero, aconsejamos abandonar este hábito cuanto antes ya que las personas fumadoras cuentan con un riesgo mayor a padecer distintas patologías sistémicas. Si necesitas ayuda para dejar de fumar, o para contrarrestar los efectos del tabaco en tu salud bucal, acude a nuestro centro de Avilés.