Skip links

¿Cómo es el proceso de los implantes dentales?

Los implantes dentales son, como el nombre indica, implantes fabricados de titanio, preferentemente, que se colocan en la boca siendo capaces de adherirse a cualquier tejido, por lo que se pueden (y de hecho lo hacen) convertir en nuevos “dientes artificiales”.

Los implantes de dientes es un tipo de operación que se hace por parte de un odontólogo en caso de que, por diversas cuestiones, no se pueda recuperar el diente o la muela en cuestión.

En este artículo, vamos a hablarte del proceso de los implantes dentales, verás como es un proceso sencillo que requiere, eso sí, de una labor clara. Cómo hay mucha gente con cierto temor al dentista, explicar estos pasos con los implantes, puede venirte bien si eres uno de ellos.

Proceso de colocación de los implantes dentales

Este proceso que se hace con los implantes de dientes, consiste en diversas fases, el objetivo de la implantología dental es que este elemento forme parte del organismo, por lo que se debe llevar a cabo unas fases muy claras, son las siguientes:

Estudio y plan de tratamiento

El primer paso de la colocación de implantes dentales es hacer un estudio detallado de cada caso. Se debe conocer el estado de la boca, de los dientes y de todos los tejidos. Para este estudio de implantología dental, se hacen fotos, pruebas de radiografía y un CBCT, que es una tomografía por la que se obtienen imágenes en 3D de los dientes.

Toda esta información será necesaria para que el dentista sepa con total claridad las necesidades de la persona además de estar precavido en caso de que exista alguna enfermedad en la boca aparte de la falta del diente en concreto.

Colocación de los implantes dentales

Esto ya es la intervención quirúrgica donde se colocan los implantes dentales escogidos en la primera parte del proceso. Aquí podemos diferenciar tres fases más pequeñas, que son la propia intervención, la primera fase, el tiempo de espera necesario para la unión del hueso y el implante y unir el mismo a los aditamentos protésicos, que es la segunda parte de este tratamiento.

Durante esta fase el paciente es anestesiado, por lo que no se siente ningún dolor o molestia durante todo el tiempo que dura la intervención. Se trata de anestesia local y el tiempo medio puede variar entre las dos horas y los 30 minutos.

Este tiempo depende también de la cantidad de implantes que se vayan a colocar, ya que es posible que sea más de uno, dependiendo de caso. Puede darse el caso de la necesidad de colocar todo el puente dental, con el consiguiente tiempo que tarda en hacerse esto.

El puente dental es una prótesis que consiste en varias piezas engranadas que encajan en todo el aparato masticatorio de una persona.

Periodo de cicatrización

Estos implantes se quedan pegados al hueso y se van uniendo poco a poco en un proceso llamado osteointegración y que dura alrededor de los 3 meses. Durante la intervención quirúrgica se suelen dar 2 o 3 puntos de sutura para asegurar una buena unión y proteger la zona de posibles infecciones.

Estos puntos se retiran aproximadamente una semana después de la operación, aunque si el paciente necesita regenerar el hueso, el tiempo de unión puede ser algo más alto.

Segunda fase de la cirugía

Antes de colocar la prótesis definitiva se hace una segunda intervención para atornillar el implante a un aditamento de titanio llamado pilar de cicatrización. Este es un proceso muy rápido durante el cual se usa anestesia local y habitualmente se da un solo punto de sutura.

Colocación de la prótesis definitiva

Aquí es donde se termina de fijar la prótesis definitiva, para eso, se suele tardar entre 3 y 4 meses desde la primera operación. También se han hecho todas las pruebas de ajuste necesarias para que el paciente, tanto desde el punto de vista de salud como desde el estético, tenga el implante perfecto para él.

Revisiones anuales

Finalmente, será necesario pasar 3 veces al año revisiones para asegurar que todo ha ido bien y que la unión se ha producido de la manera correcta. Estos son procesos sencillos y no suelen dar ningún tipo de problema, pero muy útiles para la verificación de la operación.

× ¿Hablamos?