Skip links

¿Qué son las coronas dentales?

¿Qué es una corona?

La corona del diente es la parte visible del mismo, mientras que la raíz es la parte que se sumerge en el maxilar, y está cubierta por la encía. Si la raíz está dañada, tenemos que extraerla y por tanto la solución para estos casos suele ser un implante dental.

En cambio, cuando el daño está en la corona natural y es muy grave, no es posible su restauración con amalgamas, sino que es necesario crear una nueva de forma artificial. Por tanto, una corona es una prótesis o «funda» que tiene la forma de un diente real y se coloca sobre  un diente dañado.

¿Por qué puedo necesitar una corona?

Las coronas son la solución perfecta para la restauración de dientes rotos, debilitados por caries o para cubrir empastes muy grandes.

También se pueden usar para mejorar la estética dental en caso de desgaste, decoloración de los dientes, etc.

¿De qué está hecha una corona dental?

Las coronas pueden hacerse de diferentes materiales, algunas de las opciones más populares son las siguientes:

  • Porcelana sobre metal: una corona de este tipo está formada por un capuchón metálico que recubre el diente, que habrá sido previamente preparado, asentándose y ajustándose sobre él de forma exacta. La parte metálica conforma una estructura rígida que soportará la porcelana que recubrirá totalmente la parte exterior. La parte metálica confiere solidez y la porcelana una mejor estética.
  • Porcelana sobre zirconio: es similar a la anterior, la diferencia está en que el capuchón en vez de ser metálico es de un compuesto cerámico muy duro a base de zirconio y su color es blanco y no plateado como en el caso anterior. Para que el diente no sea tan blanco, y el tono se parezca más al de la dentina se pueden utilizar prótesis de zirconio con base de alúmina.
  • Porcelana: estas coronas están hechas totalmente de porcelana y no son tan resistentes como las anteriores, pero tienen una apariencia muy natural y suelen usarse en los dientes frontales.
  • Aleación de oro: el oro es uno de los materiales de relleno más antiguos. Hoy en día se utiliza con otras aleaciones metálicas para aumentar su resistencia, lo que hace que sea una restauración muy resistente. Estas coronas pueden ser plateadas o doradas.

La corona a elegir dependerá de las características de cada paciente, del resultado que se desee conseguir.

¿Cómo se prepara una corona?

Para colocar una corona, primero hay que tallar la pieza dental de forma adecuada. Este proceso no es doloroso, puesto que se utiliza anestesia local. Una vez hecho lo anterior, el dentista tomará impresiones (moldes) del diente preparado, de la mandíbula opuesta y posiblemente otro para marcar la mordida. Estos moldes se envían al protésico dental, que será quien fabrique la corona siguiendo las indicaciones del dentista.

¿Cuánto duran las coronas?

Si se cuidan adecuadamente, teniendo una correcta higiene bucodental, las coronas dentales pueden durar muchos años.